Consiste en la colocación de unas cintas de algodón con un adhesivo acrílico, las cuales tienen una capacidad de estiramiento de un 130-140% de su longitud original, con el objetivo de tratar lesiones de tejidos blandos (contracturas musculares, esguinces…), articulares (subluxaciones, inestabilidad articular…) o vasculares (edemas, cardenales, linfedema…). Con este tipo de vendaje se obtiene como ventaja sobre el vendaje funcional, una acción más directa sobre la estructura a tratar sin limitar la movilidad de las estructuras adyacentes.