Es la aplicación percutánea de un estímulo mecánico, utilizando una aguja como agente físico para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial (puntos gatillo).